Todos los contenidos desde 1 Dólar al mes

Páginas vistas

domingo, 31 de enero de 2010

Tortura a una supuesta bruja

La Santa Inquisición hizo cosas horribles en nombre de la iglesia y de Dios. Ojeando algunos libros sobre el tema, he leído un texto, del libro "Brujos y Astrólogos de la Inquisición de Galicia", escrito en 1886 por Bernardo Barreiro, que nos cuenta la dura realidad de una supuesta bruja llamada María Rodríguez. Aquí os muestro una parte del escrito:

María Rodríguez tenía 35 años, cuando a principios de 1577 las justicias eclesiásticas del arzobispado de Braga la entregaron a las del Obispado de Tuy, con su proceso por delitos de hechicería.

Del Obispado de Tuy fue remitida la prisionera a la Inquisición de Santiago, no sin antes haberla sometido a espantoso tormento para que confesara sus culpas o para que por su boca hablase el Demonio, de quien se decía que era esposa. Aunque al principio negó su culpabilidad, diciendo que no tenía tratos con el Demonio y que era buena cristiana, cambió su declaración ante los terribles suplicios que le aplicaron.

La pobre mujer llegó a Santiago mutilada y desfallecida, por el mes de Mayo. Fue puesta a buen recaudo en las cárceles secretas y se esperó su recuperación para volver a torturarla. Así que los médicos le dieron el alta, los verdugos volvieron a llevársela, conduciéndola una noche entre horrorosos gritos, que acallaron por la mordaza, por las siete escaleras del jardín de Ochoa a los subterráneos...Allí fue desnudada y sin piedad alguna tendida en el potro; apretándole los cordeles en las piernas y en los brazos, seis y siete vueltas hasta llegar a los huesos...

María Rodríguez, en el colmo del dolor y del sufrimiento, convino en cuanto quisieron sus verdugos...Confesó que era bruja, que tenía trato carnal con el Demonio, que entregaba al maligno su alma y su cuerpo para cosas vergonzosas, que volaba por el aire con su ayuda...

Bajo promesa de que no había de conceder más goces de su cuerpo al Diablo, ni hacer hechicerías,  la asustada mujer fue conducida al tablado en un auto de Fe, en septiembre del mismo año; pintarrajeada en su cuerpo y hábito con las insignias de bruja, abjuró de vehementi. Este auto de Fe se celebró en la catedral de Santiago de Compostela, pintada de verde para tal ocasión, tanto en las bóvedas, como arcos y pilares...Una gran multitud asistió a la ceremonia, gente que no ocultó su satisfacción cuando "la bruja" desnuda de medio cuerpo para arriba, y mostrando claras señales de las torturas, recibió 200 azotes. Después se la desterró a puntos lejanos de su tierra y de Santiago...

La historia de María continúa ya que en agosto de 1579 fue detenida de nuevo bajo las mismas acusaciones en Peñaflor. Después de ser torturada de nuevo, a la edad de 38 años, María Rodríguez fue quemada viva en la plaza del Campo, entre los gritos y las burlas del pueblo.

Descansa en paz María.



Etiquetas externas: , , , , ,
Technorati Tags: , , ,

¡COMPARTE ESTE ARTÍCULO!