Todos los contenidos desde 1 Dólar al mes

Páginas vistas

Mostrando entradas con la etiqueta Relatos. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Relatos. Mostrar todas las entradas

domingo, 8 de septiembre de 2013

La Historia de la Niña Fantasma


Hace algún tiempo escribí un pequeño relato. Una historia que le sucede a una familia normal. En el siguiente video podrás escucharla.

viernes, 25 de enero de 2013

Relato en video para hacerte pensar

En el siguiente video, explico una historia, un pequeño cuento que te puede servir para analizar tu vida. Espero que te pueda ser de utilidad y que si lo deseas lo compartas en tus redes sociales y entre tus amigos y familiares.

En estos tiempos que corren es necesario abrir nuestra mente, analizar nuestras vidas y evolucionar.


jueves, 29 de marzo de 2012

Relato Amor Eterno en el tren

A veces el amor, no siempre se demuestra con música romántica, cena junto a la chimenea o un lindo paseo por la playa.

A veces el amor, es como un animal depredador, donde sólo los elegidos pueden ganar. A veces hay historias de amor que son terribles, pero que en el fondo, esconden la dulzura de un amor verdadero.

Este es un pequeño relato, en audio, donde el amor triunfa sobre la mundana sociedad. Un relato cruel, que demuestra que el amor eterno no tiene límites.





miércoles, 21 de marzo de 2012

Miedo a la Verdad

Querido diario, escribo a las 4 de la mañana porque he vuelto a tener esa sensación... al despertarme he sentido cómo flotaba y he caído a la cama, ¡incluso he rebotado en el colchón!... me he mirado en el espejo y sí... otra vez tengo esas marcas en la espalda... me duelen tanto... cada vez escuecen más y cuando vuelvo a tener esa sensación parece que la herida vuelve a quemar...

Mi madre dice de llevarme a un loquero... pero lo dice desde que el accidente.... uff, mis heridas me están matando, además se supone que tendrían que estar curadas y siempre vuelven a sangrar, no descanso en las noches, me cuesta dormir, siempre pesadillas y a veces la sensación que hace que las heridas vuelvan a sangrar...

¿Me estaré volviendo loca?... no... quizá ya lo estoy... me tiembla el pulso cada vez que lo pienso, cada vez que me miro a los ojos frente al espejo y veo a esa “yo” que me mira profundamente desde el otro lado.

No puedo más, no aguanto esta situación, no puedo evitar que se forme un nudo en la garganta que me impide gritar mientras esa imagen reflejada sonríe con mi sufrimiento... a veces pienso que se ríe de mi desde el otro lado del cristal...

Estoy agotada, pero no puedo dormir... lo intento, pero es tan dificil olvidarse de aquella luz... cada vez que cierro los ojos la veo y no puedo hablarlo con nadie, siempre que saco el tema me dicen que tengo que ir a un loquero porque no es normal, mejor dicho “no soy normal”.

Tengo algún flash, sueño despierta, recuerdo la luz... la sensación de flotar... el dolor en la espalda... caer al suelo... sangre.



He vomitado, siempre se revuelve mi estómago cuando lo recuerdo, ¿qué pasó? ¿fue solo mi imaginación?... y los espejos se ríen de mí...

A. Pardos

lunes, 19 de marzo de 2012

Relato: Mi querida y amiga Carol

A veces uno escribe de forma fluida una historia. 

Este es un pequeño y corto relato que escribí en un bar, mientras esperaba a una persona. 

Como siempre, libreta y bolígrafo a mano, para cuando las musas están dispuestas a ofrecerte inspiración.

El relato está en audio y aquí lo tienes:



miércoles, 12 de octubre de 2011

Amor inmortal

¿Por qué no dejo de pensar en lo mismo siempre?

Siento que ella se marchita más a cada día que pasa y yo sigo siendo la misma desde... bueno, realmente no me acuerdo desde cuando.
No quiero que pase un día más, no puedo soportarlo, soportar la idea de que algún día la perderé para siempre y no puedo hacer nada... pertenecemos a mundos diferentes y ella no sabe que la observo cada noche después de calmar mi sed.

Siempre he estado a su lado, en todos los momentos de su vida, siempre mirando en la sombra y protegiéndola de todos los peligros nocturnos que la acechaban.

Cuando era pequeña siempre hablábamos por las noches, yo era su amiga especial, su confidente, su ángel de la noche y ella era el sueño que nunca podré abrazar, siempre intentando no romper la barrera que separa nuestros mundos.
Ella creció, se hizo mayor y ya no hablábamos, sus padres le convencieron de que su “amiga imaginaria” no existía y dejó de hablar por las noches por temor a las reprimendas de sus progenitores. Fue difícil de aceptar por mi parte, puesto que lo poco que nos unía desapareció, fue un duro golpe para mí, incluso he tenido la tentación de matarlos muchas veces, pero no puedo alterar su mundo, no sin una buena razón... ya me he estado arriesgando siempre por seguir a su lado sin ser vista, tenemos que permanecer en la sombra.

Pasaron los años y ella creció, se hizo una chica muy atractiva y tuvo muchas parejas, pero yo se que nadie la ha amado como yo he hecho y sigo haciendo, lo veía en sus miradas, en sus pensamientos obscenos hacia ella... menos mal que he tratado de alimentarme bien antes de ir a verla, sino habría muchos cadáveres enterrados... demasiados.

Ha vivido una vida plena, nunca le ha faltado de nada, pero siempre estaba como en otro mundo, creo que realmente no ha sido feliz y eso me remueve las entrañas... me prometí a mí misma que nunca me inmiscuiría en su mente y lo he mantenido siempre, se lo prometí hace décadas.

Ahora está tumbada en la cama, su pelo blanco enmarañado brilla con la luz de la luna, no ha perdido su belleza, no para mí.

Pero algo en ella ha cambiado.. esta noche es diferente, su corazón es diferente y ella lo sabe, sabe que hoy es la despedida, yo la observo desde un tejado y ella busca algo con la mirada en la noche, ¿me estará buscando a mí?
Las lágrimas empiezan a brotar de sus ojos verdes, esos ojos que se han ido apagando con el paso del tiempo. Finalmente se acaba durmiendo mientras pequeños rios de lágrimas mojaban sus mejillas.

Yo me acerco hasta el alféizar de su ventana y, para mi sorpresa, estaba abierta. Entro, no entro... ¿qué puedo hacer?... esta es la última noche, su vida se marchita y no se qué hacer...

 No me dejes...

Hablaba en sueños...

 Estoy aquí mi amor.

Las palabras salieron de mi boca sin poder detenerlas mientras entraba en su habitación y me colocaba a su lado, arrodillada en el suelo.

 ¿Dónde has estado?
 Siempre he estado a tu lado, solo que dejaste de creer en mí, pero yo siempre he estado aquí.

Le dije mientras le cogía de la mano.

 Nunca dejé de creer en tí, tu te alejaste.
 No amor, he venido todas las noches.
 ¿Por qué no me digiste nada?
 No podía intervenir en tu vida.
 He estado esperándote hasta hoy y ya tengo que marchar.

Esas palabras rompieron mi corazón frío, este corazón que dejó de latir hace tiempo pero que gracias a ella volví a sentir.

Ella lo sabía, sabía que esta noche sería la última que pasará en este mundo y... me ha estado esperando ¿cómo he podido ser tan estúpida? He estado tanto tiempo observando y por no poder intervenir su vida ya ha pasado... parece que fue ayer cuando me sonrió por primera vez y ahora está sin fuerzas y llorando... ¿cómo he podido dejar que esto sucediera?

Pasé la noche abrazándola y peinando sus cabellos con mis manos, el cielo se estaba aclarando y el sol quería salir, romper nuestra última noche...
Se despertó y me miró.

 Bésame

Le acaricié su rostro con todo el cuidado y amor del mundo y la besé, suspiró y cerró los ojos para siempre.

No es posible, se ha acabado. Los primeros rayos de sol ya irrumpían en la paz de su cuarto, la abracé y noté como mi piel empezaba a arder.

Nuestra historia llegó a su fin, su último aliento, mi última voluntad.

A. Pardos

¡COMPARTE ESTE ARTÍCULO!