Todos los contenidos desde 1 Dólar al mes

Páginas vistas

sábado, 28 de enero de 2012

¿Creer o no creer?



Soy una de esas personas que tengo claros mis ideales. Sé que los ovnis existen. Sé que hay algún Dios –o Dioses- que ha originado todo esto. Sé que después de la vida, viene la verdadera vida. Sé que el catolicismo es una multinacional con muchos seguidores, pero nada más.
A mi modo de ver, los ideales que poseo son claros. Creo firmemente en ellos. Sé, también, que muchos de ellos serán incorrectos. Pero no podemos demostrar ni negar nada. Porque la Verdad está aún escondida.
Doy gracias a mi Destino por tener mis ideales tan claros. Por supuesto, también doy gracias porque millones de personas también tengan el suyo más claro que el agua. Si esto no fuese así, estaría solo con mi Verdad.

Hay un problema en el mundo: muchas personas no saben si creer o no creer.
Primeramente, hay una parte de la sociedad que mantiene sus ideales de forma indiferente. No se preguntan absolutamente nada, y peor aún, niegan cualquier teoría fuera de lo que ven día a día. Opiniones tales como: “Los ovnis son cuentos chinos”, “los ovnis son pura leyenda”, “no merece la pena que pierdas el tiempo leyendo sobre esos cacharros del demonio”, “¿qué dios va a existir? El Universo se creó solo”.
Muy tristemente, las personas que pronuncian estas frases día a día, son personas que jamás se han informado debidamente de los ovnis ni de nada parecido. Lo ven tan falso desde un principio, que no les interesa investigar más allá de lo poco que saben.
Por una parte, debería respetar a las personas que citan las anteriores frases y que han investigado el fenómeno ovni y demás. Debería. Pero como muchos seguidores del fenómeno ovni sabemos, la mayoría de ‘ufólogos’ y divulgadores antiovnis que dicen que han investigado mucho, pero que todos los casos tienen una explicación racional, forman parte del campo caliginoso de la ufología. Es decir, el <> de la ufología. Personas disfrazadas de ufólogos bien pagadas por las Inteligencias Militares o Gobiernos, simplemente.
De esta raza podría nombrar a cientos de personas, pero la experiencia ya me ha advertido que no debo de nombrar a personas concretas. Algunos lo entenderán.

Con todo esto, quería decir que, para aquellas personas desinformadas, novatas o, simplemente, curiosas, que de verdad se planteen una explicación racional del fenómeno ovni, lean. Pero que lean bien. Que lean testimonios de personas que han visto verdaderos ovnis. Que lean testimonios de personas que cuentan haber sido capturadas por seres con características nada humanas. ¡Ahí está la verdadera Verdad! Los testigos son los que más saben de ovnis. Son los únicos que han experimentado de verdad lo que se siente cuando conversas con un ser de otro planeta o dimensión. Por ello, lee únicamente lo que estos testigos vieron.
Por supuesto que, hay algunos testigos que mienten. Eso es innegable. Pero hay algunos en los que podemos comprobar que ese testigo no ganaría nada mintiendo.

No se trata de creer o no creer así, sin más. Se trata de que se experimente con la lectura. Se trata de que conozcas que los tripulantes de los ovnis se bajaron de éstos hace mucho tiempo. Informarse: lo único importante. Pero tened cuidado y no confundir con desinformarse. Porque de esto último ya hay demasiado.

José María Puya

Twitter: @josekenji.


¡COMPARTE ESTE ARTÍCULO!